Tras el verano. ¿Y qué hacemos ahora para retomar los buenos hábitos alimentarios? Sigue estos consejos para hacer de tu vuelta a la rutina algo más fácil.

LA COMPRA SALUDABLE

No podemos empezar la casa por el tejado, por lo que lo primero es realizar una compra saludable. Incluye en la cesta del supermercado verduras y frutas, cereales integrales y legumbres, pescados y carnes (frescos o congelados) y lácteos sin azúcar. Evita todos aquellos alimentos que estén procesados, es decir, todos aquellos que han pasado un amplio proceso de elaboración: dulces y galletas, platos precocinados, bollería industrial, postres lácteos y fiambres.


RETOMA TUS HÁBITOS

Retoma el orden de las comidas y establece unos horarios. El organismo necesita del orden que ha dejado de tener en verano.


¡NO COMETAS LOCURAS!

A veces pretendemos recuperar nuestro estado físico en una semana, cometiendo errores que pueden pasarnos factura después. Los batidos sustitutivos y Detox, dietas milagro como la de la piña o de la alcachofa solo nos traen resultados a corto plazo. Estos se deben sobre todo a la eliminación de líquidos, lo que nos hace sentir más ligeros y deshinchados. Con estas dietas perdemos masa muscular y ralentizamos el metabolismo, por lo que son contraproducentes a largo plazo. Por ello, opta por el consumo de comida real, aquella que elaboras en casa con alimentos reales. Los resultados tardarán un poco más en llegar, pero así nos aseguramos de que sean permanentes en el tiempo.


MANTENTE ACTIVO: RETOMA LA ACTIVIDAD FÍSICA

Retomar tu rutina de entrenamientos habitual puede ser de gran ayuda para recuperar la forma física y volver a los hábitos saludables. No olvides consultar con tu entrenador qué rutina puede ayudar a que consigas tus objetivos


Ante cualquier duda puedes consultar a nuestro equipo de nutricionistas. Te ayudarán con un plan totalmente personalizado y adaptado a tus necesidades. Recuerda que pasar hambre jamás es la solución para perder peso.

Más info sobre el servicio de Nutrición en recepción.